Primeros pasos para tener un negocio digital: ¿Cómo empiezo?

Primeros pasos para emprender en un negocio digital: cuatro cosas que necesitas tener en cuenta para empezar a vender.

Oyes hablar mucho de negocios digitales y te pica la curiosidad sobre qué puedes hacer tú para crear uno, ya sea para desarrollar algo en lo que llevas tiempo trabajando como para empezar un nuevo proyecto.

Un negocio digital es aquel que se gestiona a través de herramientas digitales y aprovecha de la tecnología para desarrollarse y realizar su actividad comercial. Pueden existir tantos negocios digitales como ideas y una de las cosas que los hacen más atractivos es la facilidad de creación: puedes tener una idea que se transforma fácilmente en un proyecto y que, trabajándolo con constancia,  dé forma a un negocio consolidado.

Pero empecemos por el principio: ¿Tienes una idea? Déjame guiarte en los primeros pasos básicos para empezar a desarrollar tu idea y convertirla en un negocio asequible.

Índice: Primeros pasos para crear un plan de negocio digital:
1. Define tu proyecto: ¿vendes un producto físico, un producto digital o un servicio?
2. Crea tu lugar de venta: ¿dónde ocurre la venta?
3. Define tu cliente ideal: crea un perfil de tu cliente para saber donde encontrarlo y para hacer que te encuentre él a ti.
4. Crea tus objetivos y las estrategias para llegar a ellos.

1. Define tu proyecto: ¿vendes un producto físico, un producto digital o un servicio?

Un negocio se basa en la venta de un producto o servicio, eso está claro, ¿no? A la hora de crear un negocio digital hay muchas opciones de venta, pero de momento nos vamos a centrar en los tres formatos de venta más básicos:

  • Producto físico.
  • Producto digital (o infoproducto).
  • Servicio.


Un producto físico es simplemente aquel que es tangible y requiere una producción y pasa del vendedor al comprador. Esto puede ser ropa, libros, un artículo que hayas creado tú de artesanía u otro estilo, o un producto nicho que consigues a través de proveedores.

Un producto digital, también conocido como infoproducto, es un producto no tangible que se consume de forma digital, ya sean formaciones, ebooks, plantillas, etc. Estos productos se han hecho muy populares en los últimos años bajo la idea de vender sin tener que estar presente más que en el momento de la creación del producto: se crea, lo publicas y se vende y se consume sin la implicación directa del vendedor.

Un servicio, a diferencia del producto digital, es aquel que ofreces a cambio de tus horas de trabajo. Por lo general este producto no es tangible: puede ser consultorías, terapia y/o coaching, gestión de proyectos digitales, servicio de diseño, etc.


2. Crea tu lugar de venta: ¿dónde ocurre la venta?

Una de las cosas  más importantes a la hora de establecer tu negocio es tener el lugar donde se va a llevar a cabo la venta. Tiene que ser una plataforma base de confianza tanto para ti como para tu cliente.

Si vendes un producto físico, al igual que lo mejor es tener una tienda física si vendes en persona; para vender online deberás tener una tienda online. Yupop es una plataforma ecommerce pensada para ayudarte a empezar tu negocio de una manera fácil y económica, ya que no requiere que hagas una gran inversión ni que tengas conocimientos de diseño ni dependas de alguien que cree la tienda para ti. Puedes crear tu tienda online fácilmente y sin tener que contratar a nadie para que lo haga.

Para vender un infoproducto puedes contar con plataformas especializadas para este tipo de productos que ayudan en la gestión del contenido y la forma en la que tu cliente va a conseguir el producto. Existen plataformas como Kajabi, una plataforma para vender contenido digital y cursos, que ya te ofrece las herramientas para poder realizar la venta y la experiencia de usuario para tus clientes.

Si tu negocio se basa en servicios, dependiendo del servicio que ofrezcas puedes realizarlo a través de canales de videollamadas como Zoom, Google Meet, herramientas digitales como Notion o Trello; y gestionarlo con herramientas como Calendly para poder vender las horas de tu servicio si así lo gestionas.

Sea cual sea el producto o servicio final que ofrezcas, es importante que tu negocio tenga una presencia online contundente. Aparte de estar presente en redes sociales, es recomendable que puedas tener tu propio hogar, por lo que es importante que tengas una página web o tienda online con dominio propio.

3. Define tu cliente ideal: crea un perfil de tu cliente para saber donde encontrarlo y para hacer que él te encuentre a ti.

Definir el perfil de tu cliente ideal es uno de los ejercicios más necesarios a realizar al inicio de tu andadura empresarial. Es esencial conocer a tu cliente porque si no podemos caer en el error de hablar a todo el mundo y cuando le hablas a todo el mundo, puede que no acabes llegando a tu público.

Si tienes una tienda física puedes atraer a las personas que caminan por la calle, pero en un negocio online, debemos dirigirnos más directamente a nuestros clientes, por lo que debemos saber quienes son para saber dónde están y cómo debemos crear conversación con ellos

4. Crea tus objetivos y las estrategias para llegar a ellos.

Una vez ya tienes claro el perfil de tu cliente ideal, eso te va a ayudar a establecer una estrategia de éxito y unos objetivos realistas.

Por ejemplo: vamos a fijarnos una cifra concreta de unidades vendidas de un producto o servicio que queramos vender y a partir de ahí desarrollar el objetivo.

Los objetivos deben ser:

  • Específicos: Fija objetivos concretos para que puedas crear el camino para llegar a ellos. En nuestro ejemplo, podríamos determinar que queremos vender 50 unidades.
  • Medibles: los objetivos se tienen que poder medir para calcular el éxito de la estrategia y saber si los has alcanzado. En este caso, y siguiendo con nuestro ejemplo, el número de artículos vendidos sería lo que utilizaremos para medir el éxito del objetivo. También puede ser número de usuarios o una cantidad específica que quieras llegar a facturar.
  • Alcanzables: sé realista, define objetivos que puedas cumplir en el periodo de tiempo especificado. Según nuestro ejemplo, 50 puede ser alcanzable dependiendo del producto, esto deberá ser determinado por la demanda del mismo.
  • Definido en un periodo de tiempo: Pon una fecha límite para poder mirar atrás y poder ver todo lo que has conseguido, lo que no, estudiar razones y estrategias alternativas. Con el ejemplo que proponemos, quizá 50 unidades vendidas no es una cifra realista si nos fijamos un mes de ventas, pero sí lo puede ser si fijamos un trimestre. De nuevo, esto dependerá del producto o servicio que estás ofreciendo. Viendo los resultados de las acciones tomadas, podemos tomar acción sobre aquello que deberemos cambiar.

Por otro lado, definiendo tus objetivos puedes crear tus estrategias de forma más sencilla y definida. Aquí te proponemos algunas ideas para empezar:

  • Define un presupuesto para hacer publicidad en aquellas redes sociales donde se encuentra tu cliente, otra de las razones importantes por las que tienes que tener su perfil tan definido.
  • Crea una estrategia de contenido para redes sociales en la que vayas guiando a tu cliente hacia la compra de tu producto o servicio. Cuanta más presencia y confianza ofrezcas, tu cliente conectará más contigo.
  • Crea una lista de clientes. En otro post ya comentamos la importancia de las listas de clientes para no perder la comunicación con ellos en caso de que un día no funcionen las redes sociales. Crea una newsletter, conecta con ellos, ofréceles descuentos o promociones especiales. Estas acciones pueden formar parte de una estrategia de éxito para alcanzar tus objetivos.

Recuerda que actualmente hay muchas herramientas especializadas a las que puedes acudir para gestionar tu negocio digital desde el minuto uno: desde la contabilidad, la organización, la promoción y la venta. Por eso en Yupop hemos querido crear una herramienta fácil y asequible para que te lances a vender ya.